Home » Diego Marín-Barnuevo Fabo » El prorrateo de cuotas en el IBI: la sorprendente Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de junio de 2016 (Diego Marín-Barnuevo)

El prorrateo de cuotas en el IBI: la sorprendente Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de junio de 2016 (Diego Marín-Barnuevo)

El prorrateo de cuotas en el IBI: la sorprendente Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de junio de 2016

Diego Marín-Barnuevo Fabo

Instituto de Derecho Local-UAM

Como es sabido, el IBI es un impuesto periódico, por lo que el legislador establece períodos impositivos anuales para vincular a cada uno de ellos una cuota tributaria autónoma. Además, el devengo tiene lugar el primer día del período impositivo, porque el legislador ha dispuesto el nacimiento de la obligación tributaria en ese momento (a diferencia de lo que sucede en los impuestos estatales, que se devengan el último día del período impositivo).

Y es que, como es sabido, en la configuración del IBI, resulta especialmente relevante lo que sucede el primer día del año y prácticamente intrascendente lo que sucede el resto del año. Así, el primer día del año se determina el contribuyente y todos los elementos de la obligación tributaria, mientras que el resto del año sólo tiene relevancia para la gestión tributaria y el procedimiento de recaudación. Consecuentemente, quien vende un inmueble el 2 de enero está obligado a pagar la cuota tributaria del IBI de ese año, aunque sea el comprador quien ostente la condición de contribuyente todos los días del año excepto el primero.

Todo lo expuesto se complementa con lo dispuesto en el artículo 63.2 LRHL, que reconoce la posibilidad de que el sujeto pasivo repercuta la carga tributaria a un tercero, aunque dispone que esa repercusión tendrá lugar conforme a las normas de derecho común. Por tanto, la relación jurídica tributaria se mantiene inalterada (la Administración seguirá relacionándose en todo caso con el sujeto pasivo), sin perjuicio de que el contribuyente, según lo acordado en su relación con un tercero, pueda reclamarle el reembolso total o parcial de lo pagado.

Nos encontramos, pues, con una regulación bastante clara en relación con la distribución de las cargas tributarias: le corresponde en todo caso al sujeto pasivo, si bien se reconoce la posibilidad de “repercutir la carga tributaria soportada conforme a las normas de derecho común”. En ese contexto, parecería lógico vincular el derecho de reembolso a lo que expresamente hubieran acordado las partes, sin embargo la Sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de 15 de junio de 2016 ha establecido una sorprendente doctrina que legitima el prorrateo de cuotas en un caso de compraventa en el que las partes no habían pactado nada sobre la repercusión de cuotas del IBI.

En efecto, la sentencia comentada “declara como doctrina jurisprudencial que el art. 63.2 de la Ley de Haciendas Locales se ha de interpretar de forma que, en caso de ausencia de pacto en contrario, el vendedor que abone el IBI podrá repercutirlo sobre el comprador, en proporción al tiempo en que cada una de las partes haya ostentado la titularidad dominical y por el tiempo que lo sea”.

Como dijimos, se trata de una conclusión sorprendente en tanto que la sentencia previamente había identificado la condición de sujeto pasivo del vendedor y, también, había reconocido que no se había pactado expresamente la repercusión del impuesto. Sin embargo, pese a ello, y con el único argumento jurídico de que las normas de derecho común a las que se refiere el artículo 63 TRLRHL establecen que “la compradora debe considerarse propietaria desde el momento de la entrega” (art. 1445 y siguientes del Código Civil), concluye que procede el prorrateo de las cuotas del IBI en ausencia de pacto expreso, y que “las partes podrán pactar la imposibilidad de la repercusión”.

Ciertamente nos encontramos con una doctrina novedosa que se aleja inopinadamente de los principios del Derecho Tributario y que, sin duda, abrirá una nueva vía de litigiosidad sobre una cuestión que hasta el momento resultaba poco conflictiva.

One thought on “El prorrateo de cuotas en el IBI: la sorprendente Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de junio de 2016 (Diego Marín-Barnuevo)

  1. La consecuencia que tiene, a mi juicio, y que he aplicado en compraventas posteriores a esa sentencia es que la repercusión del ibi al comprador tiene el carácter de suplido, y no de mayor precio de la compraventa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>