¿EL IMPUESTO SOBRE BIENES INMUEBLES DEBE SER UN IMPUESTO REAL Y OBJETIVO “QUÍMICAMENTE PURO”? (Miguel Alonso)?

¿El Impuesto sobre Bienes Inmuebles debe ser un impuesto real y objetivo “químicamente puro”?

Miguel Alonso Gil

Presidente TEAM del Ayto. de Móstoles. Profesor asociado Derecho Financiero y Tributario UC3M

           

En un sugerente estudio sobre la reforma de la Hacienda municipal del año 2010, el Prof. Calvo Ortega señalaba que la futura reforma del Impuesto sobre Bienes Inmuebles debía partir de la desagregación de los bienes en función de uso o destino: vivienda habitual, segunda residencia, vivienda desocupada, inmuebles afectos a actividades económicas e inmuebles de características especiales,  y concluía que es cierto que todos estos inmuebles tienen en común ser una manifestación de capacidad económica, pero sus circunstancias subjetivas y su destino económico exigirían una diferenciación en su gravamen impositivo.

imagen IBI 2

Continue reading

El prorrateo de cuotas en el IBI: la sorprendente Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de junio de 2016 (Diego Marín-Barnuevo)

El prorrateo de cuotas en el IBI: la sorprendente Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de junio de 2016

Diego Marín-Barnuevo Fabo

Instituto de Derecho Local-UAM

Como es sabido, el IBI es un impuesto periódico, por lo que el legislador establece períodos impositivos anuales para vincular a cada uno de ellos una cuota tributaria autónoma. Además, el devengo tiene lugar el primer día del período impositivo, porque el legislador ha dispuesto el nacimiento de la obligación tributaria en ese momento (a diferencia de lo que sucede en los impuestos estatales, que se devengan el último día del período impositivo).

Continue reading

Medidas para disuadir la tenencia de viviendas desocupadas (Diego Marín-Barnuevo)

Medidas para disuadir la tenencia de viviendas desocupadas
Diego Marín-Barnuevo Fabo

Instituto de Derecho Local-UAM

El artículo 72 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (TRLRHL) establece la posibilidad de que los Ayuntamientos exijan un recargo de hasta el 50% de la cuota líquida del IBI a los inmuebles de uso residencial que se encuentren desocupados “por cumplir las condiciones que se determinen reglamentariamente”. Dicha posibilidad fue incorporada a nuestro ordenamiento jurídico por la Ley 51/2002, de 27 de diciembre, con la finalidad de facilitar el acceso de todos los ciudadanos al disfrute de una vivienda digna y adecuada, según reconocía su Exposición de motivos.
Se trataba por tanto de combinar un impuesto fiscal con un recargo extrafiscal: el impuesto tiene naturaleza fiscal porque persigue obtener ingresos para financiar el gasto público; pero el recargo se establece con la finalidad de ordenación de conductas, para desincentivar la tenencia de viviendas infrautilizadas.

Continue reading