Jurisprudencia

Tribunal Supremo

By 23 noviembre, 2018 No Comments

STS 310/2018: Establecimiento de excepciones a la prohibición general de consumo de bebidas alcohólicas en los espacios públicos mediante aprobación de una Ordenanza de Convivencia Ciudadana. Compatibilidad con el régimen legal sobre drogodependencias y contaminación acústica.

STS 310/2018, de 27 de febrero: El Tribunal Supremo estima parcialmente el recurso de casación interpuesto por el Ayuntamiento de Castellón de la Plana contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana de 15 de septiembre de 2015 que estimaba las pretensiones de la Asociación Castelló Sense Soroll contra el acuerdo de 30 de marzo de 2012 del Pleno del Ayuntamiento que aprobó definitivamente la modificación de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana de Castellón de la Plana. 

La impugnación se centró en la nueva redacción del artículo 26 sobre el consumo de bebidas alcohólicas de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana y que el TSJ declaró nulo. Primeramente, el TSJ ya había declarado nulo dicho artículo en su sentencia de 25 de noviembre de 2011 en lo que respecta a la excepción de la prohibición general de consumo bebidas alcohólicas en los espacios públicos. Esta excepción, además de referirse a las fiestas populares de Castellón, se refiere a la zona tradicional de tascas. Esta última acepción es la anulada, y nuevamente conflictiva. En aquella ocasión se consideró que se contradecía el artículo 18.4.e) del Texto Refundido de la Ley de Generalitat Valenciana sobre Drogodependencias y Otros Trastornos Adictivos que establecía la prohibición de suministro y consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública «salvo en los lugares de ésta en los que esté debidamente autorizado, o en días de fiestas patronales o locales, regulados por la correspondiente ordenanza municipal». Es por ello que, aunque la Ordenanza se adecúa en lo previsto para las fiestas locales o patronales, no es así para la “zona tradicional de tascas” puesto que es necesario una «autorización precisa y concreta para determinados lugares». 

El nuevo artículo 26 establece como excepción a la prohibición los espacios de «la zona tradicional de las Tascas y cuenten con la debida autorización municipal». En esta ocasión, la sala de instancia anula dicho artículo no sólo por lo referente a la Ley sobre Drogodependencias y otros trastornos adictivos, sino también por la declaración de zona acústicamente saturada (ZAS) de la zona tradicional de tascas, mediante acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de 28 de octubre de 2010 que supone una serie de limitaciones en cuanto a la venta de alimentos y bebidas, así como a las actividades de ocio y recreo. Por lo que se estima que el texto reglamentario contraviene dicha declaración de zona ZAS. 

El Tribunal Supremo desestima el primero de los motivos de casación «no ya porque la sentencia de este Tribunal Supremo de 28 de enero de 2014 enjuiciara la nueva redacción del repetido art. 26 sólo desde la perspectiva de si con ella se había incurrido o no […]en la causa de nulidad que prevé el art. 103.4 LJCA», sino porque no no se deduce que la Sala de instancia haya entendido lo contrario de lo que entendió el TS. 

Ahora bien, sí estima el segundo de los motivos por falta de motivación de la sentencia recurrida. El Tribunal Supremo entiende que la Sala de instancia no logra explicar porque el nuevo art. 26 contraviene el art. 18.3.e) del Texto Refundido de la Ley de la Generalitat Valenciana sobre Drogodependencias, ni porque es incompatible con las limitaciones o medidas correctoras impuestas por la declaración como ZAS. Por ello, se ordena la retroacción para que sea dictada una nueva sentencia. 

Texto completo