Jurisprudencia

Tribunal Supremo

By 10 enero, 2019 No Comments

STS 892/2018: A un procedimiento de obtención de licencia de obras enmarcado a su vez en un procedimiento de restauración de la legalidad urbanística le son de aplicación las reglas del silencio administrativo. El procedimiento de obtención de licencia se constituye como procedimiento autónomo.

STS 892/2018, de 31 de mayo: El Tribunal Supremo desestima el recurso de casación interpuesto por la mercantil Actividades Inmobiliarias y Agrícolas, S.A. contra la sentencia de 9 de septiembre de 2016 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid por la que se desestimaba el recurso de apelación contra la sentencia de 13 de julio de 2015 del Juzgado de lo contencioso-administrativo, núm. 27 de Madrid contra la resolución dictada por el Coordinador General de Gestión Urbanística, Vivienda y Obras que desestimaba el recurso de reposición interpuesto frente a la denegación de la licencia urbanística solicitada para acondicionamiento puntual en la vivienda situada en la planta séptima del número 15 de la calle Príncipe de Vergara.

El recurso de casación pretende determinar «si, por razón de la supuesta autonomía del procedimiento encaminado a obtener la legalización de las obras realizadas, resulta viable la aplicación al mismo de las reglas del silencio administrativo, pese a la declaración de caducidad del expediente de restauración de la legalidad urbanística en que dicho procedimiento se encuentra incurso».

El caso de autos tiene su origen en una inspección realizada el 23 de abril de 2012  en la que se comprueba que en la vivienda se han realizado obras sin la preceptiva licencia (cerramiento de terraza, escalera interior para acceso a cubierta, ejecución de piscina, cerramiento acristalado de la misma, construcción de torreón de la escalera interior, etc.) por lo que se propone la tramitación de un procedimiento de legalización de dichas actuaciones. Dictándose resolución el 21 de mayo de 2012 para que en el plazo de dos meses el titular de la vivienda solicite la oportuna licencia que dé amparo a las obras realizadas, presentándose el proyecto de acondicionamiento por parte de la interesada el 9 de octubre de ese mismo año. La resolución de 26 de junio de 2013 tiene carácter desestimatorio de la licencia urbanística solicitada, considerando que las obras son ilegales e ilegalizables, presentándose el 23 de junio de 2013 recurso de reposición y el 19 de septiembre se declara caducado el expediente de protección de la legalidad urbanística, ordenándose demolición de lo construido el 24 de octubre de 2013.

El Tribunal Supremo declara en este caso que, dentro del procedimiento de restauración de la legalidad urbanística, iniciado de oficio por la Administración; la solicitud de la oportuna licencia, iniciado a instancia de parte, da paso a un procedimiento autónomo dentro del procedimiento principal, por lo que, si se dicta una resolución denegatoria de la licencia, el procedimiento principal continua.

En definitiva, al procedimiento autónomo, iniciado a instancia de parte, encaminado a obtener la licencia de las obras realizadas le son de aplicación las normas del silencio administrativo «pese a la declaración de caducidad del expediente de restauración de la legalidad urbanística» en el que se encuentra enmarcado, declaración que afectaría, en su caso a la orden de demolición. Queda rechazada de esta manera la interpretación de la parte recurrente sobre la dependencia del procedimiento de otorgación de la licencia al de legalización.

Texto completo