Jurisprudencia

TS – Impuesto sobre Actividades Económicas

By 12 febrero, 2019 No Comments

STS 1134/2018: Sobre la necesidad de las cuentas consolidadas para poder considerar un grupo de sociedades a efectos del cálculo de la cuantía en INCN del Impuesto sobre Actividades Económicas.

STS 1134/2018, de 3 de julio: El Tribunal Supremo desestima el recurso de casación interpuesto por el Organismo de Gestión Tributaria de la Diputación de Barcelona contra la sentencia de 29 de septiembre de 2016 del Juzgado Contencioso Administrativo nº5 de Barcelona mediante la que se estimaba el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la sociedad M. Codina, S.L. contra resoluciones desestimatorias contra la resolución de liquidación en concepto del Impuesto sobre Actividades Económicas de los ejercicios 2006 a 2009 relativas a las instalaciones ubicadas en el municipio de La Torre de Claramunt.

El debate, tanto en casación como en instancia, giraba en torno a la aplicación de la exención del IAE prevista en el artículo 82.1c) TRLRHL para los sujetos pasivos con el Importe neto de la cifra de negocios (INCN) inferior al millón de euros, y, por extensión, si la sociedad formaba parte de un grupo de sociedades o no, ya que de ello dependía el cálculo del INCN, según el apartado 3 del artículo 82.1c) TRLRHL.

El Tribunal Supremo confirma la postura de la sala de instancia porque si bien la Administración recurrente en casación acredita perfectamente los elementos fácticos que llevan a la conclusión que M. Codina, S.L. formaba parte efectiva de un grupo de sociedades -existe una unidad de decisión, las sociedades son controladas por los hermanos Codina, identidad de domicilio fiscal, mismo signo distintivito, página web común…- no pueden estimarse su recurso de casación.

Para el Tribunal Supremo el alcance del artículo 82.1c) TRLRHL es claro ya que dicho artículo se remite in totoal artículo 42 del Código de Comercio, que entiende que para que exista un grupo de sociedades, además de una serie de requisitos fácticos -que en este caso la Administración recurrente ha probado- deben, también, encontrarse sus cuentas en régimen de consolidación, elemento formal que no se cumple en el caso de autos. Este criterio se sustenta en varios argumentos siendo relevante sobre todo dos: el primero, que para poder cuantificar el INCN del grupo de sociedades es necesario acudir a sus cuentas consolidadas; su no existencia impide la concreción de la cuantía para establecer si la entidad debe o no satisfacer el tributo; y, el segundo, que la propia Administración competente -y recurrente- no ha exigido a este “grupo” de sociedades que depositaran en ningún momento estas cuentas en su forma consolidada, tal y como se ha probado.

En definitiva, «si las sociedades afectadas no actúan como grupo consolidado[…], ni consta que tengan la obligación de hacerlo, el importe neto de su cifra de negocios deberá ir referido al volumen de los de la empresa afectada, no al conjunto de entidades pertenecientes a un grupo».

Texto completo en CENDOJ (Roj: STS 3043/2018 – ECLI: ES:TS:2018:3043).