Jurisprudencia

TS – Lenguas cooficiales

By 22 septiembre, 2020 No Comments

STS 725/2020. Se anula la ordenanza de concesión de subvenciones del Ayuntamiento de Lasarte-Oria por establecer que las actividades subvencionadas para menores de 16 años deben realizarse en euskera. Voto particular.

STS 725/2020, de 10 de junio. El Abogado del Estado interpone recurso de casación contra la sentencia del TSJ del País Vasco que desestimó su recurso contencioso-administrativo contra la ordenanza de concesión de subvenciones del Ayuntamiento de Lasarte-Oria. El motivo por el que se impugnó la ordenanza es que establece que deben realizarse en euskera todas las actividades subvencionadas dirigidas a menores de 16 años, en función de las características de la actividad.

El Abogado del Estado entiende que esta previsión vulnera la competencia autonómica exclusiva para fomento del euskera y resulta inconstitucional, al discriminar en función del conocimiento de una lengua cooficial cuyo conocimiento no es obligatorio. El TSJ desestimó el recurso en la instancia al entender que el Abogado del Estado manejaba un concepto de la cooficialidad excesivamente formal. Entiende que sí son constitucionales aquellas medidas encaminadas a garantizar el equilibrio entre ambas lenguas allí donde no existe. Y considera que sólo podrá determinarse la concurrencia de discriminación atendiendo a cada convocatoria concreta y a las características de cada actividad subvencionada.

El Tribunal Supremo entiende que la norma impugnada excluye a los beneficiarios de la actividad por razón de su conocimiento del euskera, y no aprecia una clara conexión entre el fin perseguido (fomento del euskera) y la regulación en cuestión (sólo se incluye a quienes ya la conocen). Ve por ello una discriminación por razón de la lengua dirigida a aquellos que no conocen el euskera ni tienen la obligación de hacerlo. No obstante, sí recuerda que los municipios tienen competencia para fomentar el euskera, conforme a la normativa vasca de régimen local.

Por ello, falla estimando el recurso de casación y el contencioso-administrativo original contra la ordenanza.

Frente a la opinión de la mayoría dos magistrados de la Sección formulan un voto discrepante. A su entender, la disposición impugnada no menoscaba la posición del castellano. No se trata solamente de fomentar el conocimiento del euskera, sino también su uso normal. Y ése es un fin constitucionalmente legítimo, especialmente si se tiene en cuenta la actual posición del castellano respecto del euskera.

Texto completo en CENDOJ (Roj: STS 1628/2020 – ECLI: ES:TS:2020:1628).