Jurisprudencia

TS – Prácticas colusorias

STS 43/2019: en las infracciones por objeto de la competencia no es necesario acreditar la incidencia de la conducta infractora sobre el mercado.

STS 43/2019, de 21 de enero. La Generalidad de Cataluña recurre en casación la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que estimó el recurso contencioso-administrativo interpuesto por una mercantil contra la resolución del Tribunal Catalán de Defensa de la Competencia. Esta resolución imponía a la sociedad mercantil una sanción de 32.000 euros por prácticas colusorias con otra sociedad en el marco de una licitación en el Ayuntamiento de Canovelles.

La Generalidad de Cataluña plantea que, al tratarse la conducta sancionada de una infracción por objeto del art. 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (y no por efecto), no es necesario acreditar la producción de efectos perjudiciales reales sobre la competencia, toda vez que ya se haya acreditado la existencia del intercambio de información.

La Sala cita numerosos precedentes del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que, en síntesis, confirman la tesis de que los requisitos para apreciar la existencia de una infracción por objeto son alternativos. De esta forma, el Tribunal Supremo ya ha dicho que una vez quede probado que un acuerdo tiene efectos contrarios a la competencia, no es necesario acreditar en concreto sus efectos perjudiciales sobre la misma y, consecuentemente, sobre el mercado al que se aplican.

Dado que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña mantuvo la tesis contraria, el Tribunal Supremo casa la sentencia de instancia y ordena la retroacción de actuaciones para que se dicte una nueva sentencia.

Texto completo en CENDOJ (Roj: STS 259/2019 – ECLI: ES:TS:2019:259).