Jueves, Agosto 16, 2018

TRIBUNAL SUPREMO

  • STS 983/2017: Interpretación de la Sala de lo Social del artículo 130.1 de la LCSP.

 

STS 983/2017, de 12 de diciembre de 2017: La Sala de lo Social del Tribunal Supremo desestima el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por una mercantil contra la sentencia de 22 de diciembre de 2015 del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha, que condenaba a la recurrente a las consecuencias de la improcedencia del despido de un trabajador al no apreciar los requisitos de la sucesión de empresas.

En esta sentencia, la Sala de lo Social del Tribunal Supremo realiza un cambio en la interpretación de la subrogación empresarial en los pliegos de condiciones del art. 120 TRLCSP que había mantenido hasta el momento, acogiendo la defendida por la Sala de lo Contencioso-administrativo. La Sala mantiene que las obligaciones informativas que impone el artículo mencionado son simplemente instrumentales y que no despliegan la subrogación empresarial si ésta no viene establecida de forma legal o convencional. En este sentido, la Sala afirma que “la redacción [del art.120 TRLCSP] no ofrece más interpretación razonable que la efectuada por la decisión recurrida, puesto que el precepto no hace sino imponer a la Administración pública contratante una obligación, la de informar a los licitadores de una posible subrogación empresarial, que lógicamente ha de ser la impuesta -de concurrir sus presupuestos- por disposición legal o convencional. De esta manera, la norma ofrece cualidad meramente instrumental respecto de una posible obligación sucesoria, por lo que la inclusión de tal información en el pliego de condiciones no crea obligación alguna para los licitadores en el concurso sino que sólo les informa de las posibles consecuencias laborales de la adjudicación, precisamente cuando las prescripciones legales o convencionales «impongan al adjudicatario la obligación de subrogarse como empleador»”.

En el mismo sentido, la Sala interpreta el nuevo artículo 130.1 LCSP y establece que su redacción “pone de manifiesto que la constancia de los datos de los trabajadores de la empresa saliente no se hace a efectos de imponer a la nueva adjudicataria la obligación de subrogación en sus contratos, sino tan sólo para el supuesto -que la Administración ni tiene porqué conocer ni con la sola información pretende imponer- de que normativa o convencionalmente esté dispuesto el fenómeno subrogatorio.”

Texto completo

Comenta esta noticia

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn