Blog

¿Está preparada la Administración local para la transición digital? Situación y oportunidades para la recuperación

Autores: Criado, I.; Pastor, V. y Villodre, J.

En tiempos de distanciamiento social, la interacción digital con las administraciones se ha vuelto una práctica más habitual. Nadie hubiera imaginado este escenario en 2017, cuando la Dirección General de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnología de la Comisión Europea presentó una guía en eGobierno para promover la transición digital de las administraciones locales y regionales. En dicha guía se recogía información sobre una serie de instrumentos y oportunidades de financiación en el marco del Plan de Acción 2016-2020. Este plan estaba destinado a promover tres prioridades políticas:

    • La modernización de las administraciones públicas para la provisión eficaz y eficiente de servicios públicos: make it simple.
    • La interoperabilidad transfronteriza, esto es, la prestación de servicios públicos más allá de las fronteras: make it for all.
    • La promoción de las interacciones digitales con la administración y la implicación de ciudadanía, asociaciones y/o empresas en el diseño e implementación de nuevos servicios: make it together.

En relación con ello, hace solo unos días se publicaba la edición 2020 del Digital Economy and Society Index (DESI). Desde 2014, este índice da a conocer el progreso en los Estados Miembros en 5 dimensiones: Conectividad; Competencias digitales; Uso de internet por la ciudadanía; Integración de las tecnologías digitales en las empresas; y Servicios públicos digitales. La posición de los países para cada una de ellas puede verse en la siguiente gráfica:

Gráfica 1. The Digital Economy and Society Index (DESI 2020)
Gráfica 1. The Digital Economy and Society Index (DESI 2020)

Fuente: Comisión Europea

Los resultados para el caso de España (ES) merecen una especial mención. No solo porque se posiciona por encima de la media de la UE (por delante de países como Alemania) sino porque, además, destaca significativamente en la dimensión de Servicios públicos digitales, donde se sitúa en el segundo lugar. La pregunta es si estos buenos resultados reflejan la realidad de todas las Administraciones públicas o si, por el contrario, la pauta es diferente en el ámbito local. Se trata de una cuestión relevante porque los datos del DESI 2020 aportan evidencia para apoyar las recomendaciones del Plan de recuperación para Europa, aprobado el pasado 27 de mayo.

El Informe IRIA ofrece datos que permiten explorar esta cuestión. Elaborado por el Observatorio de la Administración Electrónica cada dos años, IRIA proporciona información sobre la situación y el uso de los Sistemas y TIC en las Administraciones locales españolas desde hace más de dos décadas. En la última edición, correspondiente a 2018, hay datos relativos a la cartera de servicios online disponibles en las entidades locales. Lo primero que se observa es que la disponibilidad de servicios digitales está más presente en los municipios con mayor población. Los servicios más disponibles en municipios de menor población son el cambio de domicilio o empadronamiento, la solicitud de licencia de apertura de actividad y de licencia de obras. Pero también existe una serie de servicios presentes en un elevado porcentaje de municipios con independencia de su tamaño como son el registro electrónico, las notificaciones electrónicas o la factura electrónica. Esto último puede deberse al desarrollo normativo en materia de administración electrónica y transparencia, así como a iniciativas como el Plan Avanza, que puso en marcha el gobierno en 2004. En líneas generales, puede afirmarse que el desarrollo de los servicios digitales en su vertiente administrativa es, efectivamente, notable.

Gráfica 2. Disponibilidad de servicios en los ayuntamientos
(% de entidades que lo ofrecen)
Gráfica 2. Disponibilidad de servicios en los ayuntamientos (% de entidades que lo ofrecen)

Fuente: Elaboración propia, a partir de datos del Informe IRIA 2018

Por otra parte, el informe incluye datos sobre el tipo de medidas contenidas en los planes de acción de las entidades locales, que se distribuyen del siguiente modo: mejora de infraestructuras (21%); habilidades de funcionarios (17%); capacitación de los ciudadanos (16%); contenidos en móviles (15%); multimedia como soporte (12%); contenidos adecuados (9%); competencia digital (6%) y otros (3%). Entre el tipo de medidas destacan aquellas que persiguen la mejora de infraestructuras. En el extremo opuesto estarían las medidas relacionadas con la competencia digital, lo que podría guardar relación con los resultados de la dimensión Capital humano del DESI 2020, la única dimensión en la que España presenta valores inferiores a la media europea.

Por otro lado, el tamaño del municipio parece guardar relación con el grado de planificación en este ámbito de política. De hecho, son los municipios con más de 30.000 habitantes los que cuentan con un “Plan ya en funcionamiento”; mientras que en los municipios con menor población la categoría predominante es “No hay plan”. El dato es relevante de cara a las oportunidades que contiene el Plan de recuperación para Europa. Las entidades locales podrán beneficiarse del paquete REACT-EU (Recovery assistance for cohesion and the territories of Europe) en el marco de la Política de Cohesión, que prevé 55.000 millones de euros de fondos adicionales y entre cuyos objetivos se encuentra, precisamente, la transición digital.

Gráfica 3. Entidades con plan de transformación digital (%)
Gráfica 3. Entidades con plan de transformación digital (%)

Fuente: Elaboración propia, a partir de datos del Informe IRIA 2018

Los datos anteriores permiten hacernos una idea del nivel de digitalización de la Administración local antes de la pandemia, que podría considerarse bueno. Sin embargo, la situación generada por la COVID-19 ha puesto de manifiesto no solo la necesidad de seguir invirtiendo en este proceso, sino también de apostar por el gobierno abierto. En este sentido, en la iniciativa  Collecting Open Government Approaches to COVID-19 puede encontrarse inspiración. Poner en marcha planes de transición digital y mejorar la transparencia, la participación y la colaboración no solo disminuye la vulnerabilidad de los territorios, sino que refuerza la capacidad de respuesta de sus administraciones. El desarrollo de políticas de digitalización de servicios públicos inclusivas y la capitalización de lo aprendido resultan clave para avanzar en la recuperación y asegurar que, efectivamente, en el camino ningún territorio se quede atrás.

Moneyba González Medina

Profesora del Departamento de Ciencia Política

Universidad Autónoma de Madrid

Accede a los comentarios Un comentario

Deja un comentario

*