Blog

Gobiernos Locales y Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

La expresión y el logo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se han hecho un lugar privilegiado en política. No hay estrategia a medio plazo que se precie que no la incluya, llegando hasta la denominación de carteras ministeriales u orientación general de política nacional. Pero ¿qué representan los ODS en el nivel local de gobierno y en qué medida se están implantando en nuestros municipios?

El 25 de septiembre de 2015 fue aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, un documento que interpela a todos los gobiernos para trabajar en la consecución de 17 objetivos para el final de la próxima década.

La Agenda 2030 se propone, por tanto, abordar -a través de estos diecisiete objetivos- los grandes retos globales, desde la lucha contra la pobreza o el cambio climático hasta la educación, la salud, la igualdad de género, la paz o las ciudades sostenibles. Para cada uno de estos ODS la Agenda 2030 identifica unas metas -o especificaciones más detalladas en cada una de las diecisiete líneas- hacia las que orientar su cumplimiento. Hay un total de 169 metas distribuidas entre los diferentes objetivos. España, como uno de los 193 países firmantes, ha adquirido un compromiso político para el cumplimiento de la Agenda.

La Agenda 2030 fue acordada y firmada por los gobiernos nacionales y, sin embargo, reconoce el papel crucial de las ciudades y las autoridades que las gobiernan en alcanzar el desarrollo sostenible. Y es que, efectivamente, las responsabilidades, capacidades y competencias de que disponen los gobiernos locales hacen que su intervención pueda marcar la diferencia en la consecución de los ODS. Desde luego desarrollan acciones en sectores vinculados a los objetivos del vector ambiental (relacionadas con los objetivos relativos a agua, energía, movilidad, clima, comunidades sostenibles), despliegan numerosas acciones en el ámbito social (vinculadas con las metas conectadas con pobreza, hambre, bienestar, igualdad), impulsan la actividad económica en sus territorios (objetivos de crecimiento económico, industria, innovación, infraestructuras) y son instrumentales a la hora de promover el buen gobierno, la transparencia y la participación ciudadana (aspiraciones para instituciones sólidas y alianzas).

Es por ello que uno de los desarrollos de los ODS haya sido su localización. Con este término se indica que los ODS se asumen por las autoridades locales para inspirar su acción. Pero, localizar los ODS no significa que las agendas municipales se transformen por completo. El empleo de la herramienta de los ODS a nivel local no implica un cambio de las políticas, programas y actuaciones que se vienen desarrollando a nivel local, pues los ayuntamientos ya están orientados al cumplimiento de tales fines. Se trata más bien del empleo de un instrumento con el que reforzar algunas acciones, inspirar otras, dotar de mayor integración a la acción local o abrir algunas vías de acción; en definitiva, de un banderín de enganche para fortalecer una aspiración que de por sí es local en su naturaleza: mejorar el bienestar de toda la comunidad.

En consonancia con esta realidad, los municipios han empezado a integrar los ODS a modo de herramienta que les pueda servir para una mayor efectividad en el diagnóstico de sus problemas, en la planificación integrada de su acción (al alinearla con los ODS) y en la medición de sus avances a lo largo del tiempo. A partir del aterrizaje de los ODS en el nivel municipal, son muchas y variadas las acciones que ya han emprendido los ayuntamientos para su integración en la acción de gobierno. Una clasificación preliminar arrojaría los siguientes tipos, presentados de menor a mayor grado de implicación:

  1. Sensibilización y formación. Alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible pasa primero por un aprendizaje de sus contenidos, metas y las posibilidades de acción municipal. Para llegar a este conocimiento y sensibilización se actúa en dos frentes. Por un lado, se organizan jornadas de formación y talleres para personal político, gestor y administrativo de las corporaciones locales, responsables principales del impulso y la implementación de la Agenda 2030. También se sensibiliza a la comunidad local (ciudadanía, empresas, asociaciones), con campañas de divulgación y difusión de los ODS: jornadas, difusión en redes sociales, sesiones específicas en centros escolares o un sinfín de iniciativas tendentes a implicar a la población en las aspiraciones de los ODS.
  2. Firma de compromisos. Adhesiones a compromisos nacionales o internacionales conforman otra de las líneas de acción municipal. Estas acciones contribuyen a subrayar la voluntad política de trabajar en estos ámbitos al tiempo que les abren la puerta a beneficiarse de la circulación de ideas sobre buenas prácticas o proyectos que poder aplicar y, eventualmente, a la posibilidad de obtener recursos de otros niveles de gobierno para implementar acciones. Una participación activa en estos foros sitúa a los ayuntamientos en el mapa de la sostenibilidad, generando el valor añadido de producir una marca o imagen de ciudad.
  3. Mapeo de situación de los ODS en los municipios. Se puede considerar como la primera acción sustantiva de la estrategia de los ODS. Se trata de una medición del nivel de consecución de los 17 objetivos en el municipio, normalmente plasmada en la elaboración de informes en los que también se ponen en valor las actuaciones ya llevadas a cabo por el ayuntamiento que contribuyen a alcanzar metas de sostenibilidad (planes, programas, actuaciones). En esta fase se trabaja también en la selección de indicadores para la medición.
  4. Territorialización de las metas de los ODS en el municipio. A través de esta acción se proponen metas a cumplir a escala local, un sistema de indicadores para seguir la consecución de dicho cumplimiento y una identificación de acciones para ir acercándose a las metas. Esto supone un esfuerzo de seguimiento continuo de resultados y una flexibilidad para reenfocar continuamente las estrategias, además de una rendición de cuentas a la ciudadanía.
  5. Alineamiento de la planificación municipal con los ODS. Esta categoría supone la implantación del método de trabajo ODS en la planificación municipal. Se trata de definir las prioridades y políticas locales enmarcándolas al tiempo en los ODS, bien en alguno de ellos (planificación sectorial) bien en su conjunto (planificación estratégica o presupuestaria).

Y ¿en qué medida se están localizando los ODS de forma generalizada? Si nos centramos en los municipios más poblados de Madrid, la simple consulta a las webs de sus ayuntamientos nos permite afirmar que su implantación es aún incipiente. Sin embargo, esta información disponible unida a la recogida en la consulta directa en una pequeña muestra de ellos, nos indica que se están dando pasos para establecer una contribución ordenada para dicha implantación; lo que se demuestra en la adhesión a redes y las declaraciones en favor de la Agenda 2030 pero, sobre todo, en la estrategia seguida en algunos de ellos de implicación de diferentes áreas municipales coordinadas desde la alcaldía, que han comenzado a formar a sus técnicos, a organizar mesas y comisiones interdepartamentales, a medir la situación actual y a plantear estrategias.

En estas incipientes acciones se reconoce, eso sí, un cierto sesgo ambiental de las estrategias, siendo los ODS más relacionados con la gestión ambiental (objetivos 11, 6, 7, 13, etc.) los que mayor actividad asumen, como ocurrió en su momento con la Agenda 21 Local; aunque en esta ocasión, también se están priorizando ODS en ámbitos en los que las administraciones locales no disponen de competencias nucleares, como la educación (objetivo 4), la salud (objetivo 3), la igualdad de género (objetivo 5) y la reducción de las desigualdades (objetivo 10). Consideramos, por tanto, la localización de los ODS como una actividad prometedora en la esfera local, que ayude por su transversalidad a entender mejor las problemáticas locales, conectarlas con las globales, y ser más eficaces en sus respuestas. Para ello, los aspectos en que los municipios deberán avanzar se refieren sobre todo a mejorar la coordinación interna, planificar mejor las acciones de cara a que maximizar el impacto positivo en todos los ODS, aumentar la implicación de la ciudadanía y el resto de agentes locales (empresas y organizaciones ciudadanas, sobre todo) e impulsar las alianzas con estos agentes y demás administraciones.

Carmen Navarro Gómez

Profesora del Departamento de Ciencia Política de la UAM

Deja un comentario

*