Blog

La cooperación intermunicipal como imperativo. Mancomunidades en comunidades autónomas uniprovinciales

By 15 noviembre, 2023No Comments

Espíritu de equipo, Trabajo en equipo y ComunidadAnte a un mapa municipal excesivamente fragmentado con un número elevado de pequeños municipios, surge para los gobiernos municipales un auténtico desafío a la hora de desarrollar sus respectivas competencias y ofrecer servicios. Para enfrentarlo y poder ofrecer servicios de calidad a sus ciudadanos, los gobiernos locales tienden a establecer relaciones de cooperación. Este fenómeno es conocido como cooperación intermunicipal y se presenta como alternativa a otras estrategias como la fusión de municipios. En el caso español, una de las estructuras de cooperación horizontal entre municipios es la mancomunidad, un tipo de entidad local con personalidad jurídica regulada en el artículo 44 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local. Junto a las mancomunidades encontramos a las diputaciones provinciales, que cumplen labores de asistencia a municipios pero que únicamente existen en comunidades autónomas pluriprovinciales.

Ante esta realidad, es razonable preguntarse sobre la relación existente entre la tendencia de los municipios a mancomunarse y la existencia o no de diputación provincial. Es decir, si la tendencia es menor o mayor en regiones con más de una provincia o en regiones uniprovinciales, siendo la hipótesis central la de que encontraremos más mancomunidades entre los municipios de regiones uniprovinciales debido a la ausencia del nivel intermedio de asistencia que cumple la diputación provincial. Siguiendo el argumento, la cooperación intermunicipal se convertiría en imperativa para los municipios pequeños de estos territorios a la hora de prestar servicios.

El siguiente gráfico presenta el número de mancomunidades de régimen general por comunidad autónoma, a la vista del cual puede observarse que la figura de las mancomunidades está presente en la totalidad de regiones que se incluyeron en el estudio, pero en mucha más medida en algunas que en otras. El alto número que presentan algunas regiones se debe simplemente a su extensión, el número de provincias y al también número elevado de municipios, como es el caso de Castilla y León, Castilla la Mancha o Andalucía.

Cuando se miran las cifras por categoría de comunidad autónoma (uniprovincial o pluriprovincial) y por provincia (ver tablas 4 a 7) confirmamos que la presencia de mancomunidades es un fenómeno que se da en la totalidad del territorio nacional, independientemente del tipo de comunidad autónoma a la que pertenezcan los municipios, variando únicamente en su número y funciones.

Sin embargo, también encontramos que los municipios pertenecientes a regiones uniprovinciales tienden a mancomunarse en mayor medida que aquellos que gozan de la asistencia de un gobierno provincial, confirmando así la hipótesis de que la existencia de diputación tiene una incidencia en la existencia de mancomunidades.

La situación que muestran estos datos tiene algunas implicaciones. En primer lugar, esta tendencia a mancomunarse en mayor medida puede estar indicando que el nivel de gobierno autonómico no está logrando cumplir la labor de asistencia que el sistema le reserva en las comunidades uniprovinciales. En segundo lugar, y debido a que las mancomunidades presentan desafíos en su gestión (gobierno, presupuesto, rendición de cuentas, etc.), los municipios más pequeños de las comunidades uniprovinciales estarían más expuestos a problemas en la prestación de servicios. En conclusión, hay buenas razones para pensar que los municipios de comunidades uniprovinciales se encuentran en una situación de desigualdad respecto a los del resto de comunidades.

 

Unai López

Universidad Autónoma de Madrid

Leave a Reply