BlogBlog Despoblación

¿Por qué se marchan los jóvenes del medio rural?

By 2 marzo, 2022diciembre 27th, 2022No Comments

El trazado de los límites de la noción de “juventud” produce amplias discusiones en nuestra sociedad. Por ello, para hablar de esta cuestión, vamos a seguir el criterio más habitual en la academia, que considera “jóvenes” a aquellos en el tramo de edad de los 15 a los 24 años (Valero Matas, 2018). Según los datos más recientes publicados por el Instituto Nacional de Estadística, España cuenta con más de 4,8 millones de jóvenes. De los 4.800.366 jóvenes españoles, únicamente 218.081 jóvenes residen en municipios con una población inferior a los 2.000 habitantes. De este modo, los jóvenes rurales representan un 4,5% del total de los jóvenes españoles. A pesar de representar un colectivo minoritario en términos cuantitativos, los jóvenes rurales son el colectivo clave para el futuro de los municipios rurales acechados por la despoblación (Morales Romo, 2018).

No obstante, los municipios rurales enfrentan serias dificultades para retener a los jóvenes locales en el territorio, especialmente a los más formados (González Leonardo, 2020). En este artículo, nos proponemos reflexionar sobre los factores que predisponen a los jóvenes a marcharse de estos municipios. Si bien no existe un único paradigma aceptado en la academia para explicar la despoblación, los factores analizados más habitualmente pertenecen a tres ámbitos: lo económico (el mercado de trabajo y de la vivienda), los servicios (los servicios educativos y sanitarios) y lo cultural (el imaginario de la “ruralidad”). Si bien los factores asociados a la economía y los servicios presentan un carácter material, los factores culturales presentan un carácter inmaterial que dificulta su estudio. No obstante, estos factores tienen un peso determinante en las decisiones de los jóvenes respecto a la permanencia o la huida del medio rural (Morales Romo, 2018). Dichas decisiones dependen de la concepción que la juventud tenga sobre la “ruralidad”, que oscila entre la tradicional visión negativa del término (asociada al fracaso y el atraso) y la reciente reconstrucción de la visión positiva del mismo (asociada al bienestar y la sostenibilidad). En todo caso, los factores materiales e inmateriales están interrelacionados entre sí (Morales Romo, 2018). Es decir, la concepción que tienen los jóvenes de lo “rural” está influenciada por el estado de la economía y los servicios en los municipios rurales.

Con el propósito de saber más sobre esta interrelación de los factores que impulsan a los jóvenes a abandonar el medio rural, hemos comparado las percepciones de los jóvenes que viven en los entornos menos poblados frente a los jóvenes que viven en entornos más poblados. Para ello, hemos obtenido una valiosa información del Estudio sobre Infancia y Juventud ante la Pandemia de la COVID-19 del Centro de Investigaciones Sociológicas, que contiene preguntas relativas a la percepción que tienen los jóvenes sobre la posición que les otorga tanto la sociedad como las administraciones públicas. En primer lugar, hemos acotado la muestra a las personas encuestadas del tramo de edad de 15 a 24 años. En segundo lugar, hemos cruzado los resultados de la muestra seleccionada con la variable relativa al tamaño del municipio de residencia de la persona encuestada.

Por una parte, el análisis de la percepción sobre la posición que la sociedad otorga a la juventud muestra una clara diferencia en función del municipio de procedencia. Si bien un 87,6% de los jóvenes de los municipios con menos de 2.000 habitantes se sienten tratados como “ciudadanos de segunda categoría”, únicamente un 64,1% de los jóvenes de los municipios que aglomeran más de 1 millón de habitantes se sienten tratados de esta forma.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS (Estudio N.º 3329, 221).

Por otra parte, el análisis de la percepción sobre la importancia que las administraciones públicas conceden a los intereses de la juventud muestra asimismo una diferencia en función del municipio de procedencia. El 91,1% de los jóvenes de los municipios con menos de 2.000 habitantes sienten que las administraciones no hacen lo suficiente por satisfacer las necesidades de los jóvenes, lo que representa una cifra significativamente superior a la de los jóvenes procedentes de las comunidades periurbanas y urbanas.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del CIS (Estudio N.º 3329, 2021).

De este modo, podríamos pensar que no es casualidad que los jóvenes se sientan menos valorados socialmente allí donde se sienten menos atendidos por las administraciones públicas. La literatura sobre los servicios públicos en el medio rural ha demostrado que el valor que aportan estos servicios a las comunidades rurales va más allá de lo material. En el imaginario colectivo de los residentes en estas comunidades, el cierre de los servicios públicos, especialmente las escuelas, se percibe como un símbolo del declive, la decadencia y el abandono del municipio (Morales Romo, 2018). Así, podemos concluir que la mejora de los servicios públicos (educativos, sanitarios y transportes) en las comunidades rurales podría contribuir a que los jóvenes deseen permanecer en estas comunidades.

Alicia Sevillano

Investigadora FPU del Departamento de Ciencia Política

Instituto de Derecho y Gobierno Local

Universidad Autónoma de Madrid

Leave a Reply