Jurisprudencia

TS – Error judicial

STS 1375/2023. La denegación de un permiso, siempre que no exista el menor atisbo de daño antijurídico, no constituye per se un error judicial.

STS 1375/2023 de 2 de noviembre. Se interpone demanda de error judicial promovido por un particular contra la sentencia dictada por el Juzgado central de lo contencioso-administrativo número 2 en materia de error judicial.

La cuestión principal se centra en determinar la naturaleza y funcionalidad del proceso de error judicial.

El TS recurre a la normativa y jurisprudencia aplicable al caso y dispone que respecto al pretendido error consistente en asociar, en el fallo desestimatorio, la inexistencia de responsabilidad patrimonial por funcionamiento anormal de centro penitenciario con la denegación de un permiso de salida, fundada en el hecho de estar incurso el particular en un expediente disciplinario pendiente de trámite, no cabe tildar en modo alguno de ilógico o irracional el pronunciamiento del juez, pues es patente que existía tal expediente y que no había sido resuelto al tiempo de resolverse acerca del permiso de salida, al margen de su desenlace por otras causas. Además, la denegación del permiso no fue objeto de impugnación por el interno, pues no consta tal reacción. Por ello, como se razona en la sentencia, no existía el menor atisbo de daño antijurídico, siendo irrelevante que el expediente disciplinario concluyera por archivo y sobreseimiento o por caducidad.

Con respecto a la indefensión derivada de la falta de constancia de la delegación del ministro en el Secretario General Técnico, se trata de un vicio que, aunque considerásemos concurrente, sería imputable a la Administración y no al juez y, en cualquier caso, ninguna relación guarda con la existencia de error judicial, menos aún con el excepcional grado de gravedad que exige la ley procesal.

En atención a lo expuesto, la presente demanda no podría ser estimada -si no fuera a ser inadmitida- pues la respuesta dada al litigio por el Juzgado sentenciador no es en modo alguno de ilógica o absurda hasta el punto de provocar un error de aplicación del Derecho que tuviera el excepcional carácter de craso, patente ,indubitado, incontestable o flagrante como para haber provocado “conclusiones fácticas o jurídicas ilógicas, irracionales, esperpénticas o absurdas”, que es lo que, como antes dijimos, se requiere para apreciar y declarar el error judicial.

En consecuencia, las denuncias invocadas no alcanzan el umbral cualificado que permitiría afirmar la existencia de un error judicial.

En este sentido, el TS inadmite la demanda de error judicial promovida por un particular y dictada por el Juzgado central de lo contencioso-administrativo núm.2 de Madrid.

Texto completo en CENDOJ (Roj: STS 4560/2023 – ECLI:ES:TS:2023:4560).

 

Leave a Reply