Jurisprudencia

TS – Pleno

By 8 septiembre, 2020 No Comments

STS 682/2020. En las sesiones plenarias debe darse cuenta de los acuerdos de la Junta de Gobierno que hayan sido adoptados ejerciendo competencias delegadas del Alcalde. El apartado de control al gobierno local debe tener sustantividad propia, no bastan los ruegos y preguntas.

STS 682/2020, de 5 de junio. Un concejal del Ayuntamiento de Voto recurre en casación la sentencia del TSJ de Cantabria que desestimó su apelación contra otra sentencia, ésta del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo núm. 2 de Santander. Esta sentencia desestimó el recurso contencioso-administrativo del concejal contra dos sesiones plenarias de la corporación municipal.

Las cuestiones debatidas son dos. Una de ellas es si debe darse cuenta en el Pleno no sólo de los acuerdos adoptados por el Alcalde, sino también de los adoptados por la Junta de Gobierno en ejercicio de competencias delegadas por aquél. La segunda cuestión se refiere al control y fiscalización del gobierno local por el resto de grupos políticos en las sesiones plenarias, y se centra en determinar si para ello basta el trámite de ruegos y preguntas o si debe haber un apartado específico a tal fin.

Tanto el Juzgado como el TSJ desestimaron las pretensiones del concejal, al entender que la actuación del gobierno local se había ajustado a las prescripciones de la LBRL y del ROF. Sin embargo, el Tribunal Supremo mantiene una tesis distinta en ambas cuestiones controvertidas.

Así, entiende que la delegación de competencias en la Junta de Gobierno es una delegación y, por tanto, los acuerdos adoptados en su virtud se entienden dictados por el órgano delegante (el Alcalde). De esta forma, no puede utilizarse la técnica de la delegación como excusa para menoscabar la primera función del pleno, que es el control y fiscalización de los órganos de gobierno.

En cuanto al segundo asunto, el TS hace una breve exégesis de la normativa aplicable y concluye que el legislador ha querido dar una mayor relevancia al apartado destinado a la actividad de control. Y entiende que esa sustantividad propia que se busca no queda satisfecha con el trámite de ruegos y preguntas, vista su regulación actual en el ROF.

Por todo ello, el TS estima el recurso de casación y, con él, el recurso contencioso-administrativo original.

Texto completo en CENDOJ (Roj: STS 1528/2020 – ECLI: ES:TS:2020:1528).