Jurisprudencia

TS – Urbanismo

By 4 junio, 2020 No Comments

STS 426/2020. El principio de igualdad entre hombres y mujeres exige que todas las actuaciones del plan urbanístico tengan por fin lograr su igualdad efectiva.

STS 426/2020, de 18 de mayo. Los letrados de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Boadilla del Monte interponen recurso de casación frente a la sentencia del TSJ que estimó el recurso contencioso-administrativo de BATRAEX NEXO S.L. Éste se dirigió contra el acuerdo del gobierno de la Comunidad de Madrid que aprobaba definitivamente el Plan General de Ordenación Urbana de Boadilla del Monte. El TSJ declaró nulo el Plan de Urbanismo debido a la falta del informe de impacto de género exigido en el art. 24.1.b LG para las disposiciones de carácter general.

En primer lugar, el TS realiza un recorrido de la evolución jurisprudencial del TC sobre el principio de supletoriedad legislativa del Estado (art. 149.1.3 CE), y recuerda una vez más la ya antigua doctrina sobre la nulidad de las normas del Estado dictadas con el único propósito de crear Derecho supletorio al de las Comunidades Autónomas en sus competencias exclusivas. El TS aplica dicha doctrina al supuesto del urbanismo: ya que las Comunidades Autónomas tienen la competencia exclusiva, el Estado no puede dictar normas meramente supletorias.

Según el TS, aunque el art. 24 de la Ley del Gobierno establece que los reglamentos deberán ir acompañados de un informe de impacto de género, no constituye Derecho supletorio dado que su ámbito se circunscribe a la potestad reglamentaria del gobierno nacional. Por lo tanto, no puede considerarse aplicable al procedimiento administrativo a efectos del art. 149.1.18 CE, sino que debe respetar la autoorganización de las Comunidades Autónomas.

Sin embargo, aunque no es exigible el informe de impacto de género, en la LO 3/2007 se reconoce la transversalidad del principio de igualdad de trato entre mujeres y hombres para la actuación de todos los poderes públicos y su integración en las disposiciones de carácter general. Asimismo, el art. 3.2 del TRLS 2015 incluye en sus principios de desarrollo territorial y urbano sostenible la igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres.

Por todo ello, el TS estima el recurso de casación y concluye que el principio de igualdad es inspirador del nuevo desarrollo urbano y, por lo tanto, exige que todas las actuaciones dirigidas en dicha materia tengan por fin lograr la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, sin ser necesario el trámite que sostiene el informe de impacto de género. Por ello, puede impugnarse el Plan Urbano por contener una ordenación discriminatoria que incumple el principio de igualdad, según el TS.

Texto completo en CENDOJ (STC 927/2020 – ECLI:ES:TS:2020:927).