Jurisprudencia

TJUE – Interinos

By 20 marzo, 2020 No Comments

STJUE de 19 de marzo de 2020. Abuso en el nombramiento sucesivo de interinos

STJUE de 19 de marzo de 2020 (asuntos acumulados C-103/18 y 429/18). El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncia sobre la situación de temporalidad prolongada por el personal estatutario del Servicio de Salud de la Comunidad de Madrid. Los Juzgados de lo contencioso-administrativo núm. 8 y 14 plantearon cuestiones prejudiciales ante el TJUE sobre la interpretación de la cláusula 5 del Acuerdo Marco sobre el Trabajo de Duración Determinada, celebrado el 18 de marzo de 1999, que figura en el anexo de la Directiva 1999/70, en relación con el carácter abusivo de la temporalidad. En litigio principal los recurrentes solicitaban el reconocimiento de personal estatutario fijo o, con carácter subsidiario, la condición de empleados públicos con un estatuto comparable al del personal fijo.

El TJUE determina el abuso en la prolongación indebida de la relación de interinidad de este personal y que esta es contraria al contenido de la cláusula 5 del Acuerdo Marco sobre las medida destinadas a evitar la utilización abusiva de contratos o relaciones laborales de duración determinada.  En este sentido, el TJUE pone de manifiesto que esta práctica de contratación es irregular y contraria a la Directiva aunque el empleador sea público y la renovación de la relación responda a las causas de nombramiento previstas en la normativa nacional. No es posible excluir del concepto de «relaciones laborales de duración determinada sucesiva» la situación de un empleado público que ocupa de modo permanente, en virtud de varios nombramientos, un puesto de carácter interino a falta de un proceso selectivo. Sin embargo, es al órgano jurisdiccional nacional quien debe determinar las consecuencias jurídicas de esta irregularidad conforme a su Derecho nacional aplicable.

No obstante, el Tribunal ofrece algunas orientaciones sobre las medidas adecuadas y procedentes para penalizar a la Administración con el objetivo de evitar estos abusos y compensar al personal afectado. No considera acertado para frenar los abusos convocar y organizar procesos selectivos que tienen por objeto cubrir de manera definitiva las plazas ocupadas provisionalmente aunque estén definidos en la normativa nacional unos plazos concretos de convocatoria. Ello porque no se garantiza que esos procesos se organicen efectivamente. Igualmente, el Tribunal rechaza que sea suficiente para acabar con los abusos lo dispuesto en la Disposición Transitoria Cuarta del EBEP sobre los procesos de consolidación de personal temporal. Esta disposición únicamente atribuye esa facultad a la Administración, pero de modo alguno está obligada a aplicar su contenido. Tampoco es partidario de extender la figura del “indefinido no fijo” a estas situaciones porque la medida no permite alcanzar la finalidad perseguida por la cláusula 5 del Acuerdo Marco. La utilización de esta figura no equivale a que el personal afectado disfrute de las mismas condiciones de trabajo que el personal estatutario fijo y no sirve como sanción a la Administración.

Sin embargo, el Tribunal considera que una medida adecuada para sancionar los abusos puede ser la indemnización. Pero es necesario que esta indemnización no solo sea proporcionada, sino también lo bastante efectiva y disuadiría como para garantizar la plena eficacia de dicha cláusula. En este sentido, deben ser los juzgados nacionales los que determinen si la indemnización equivalente a la abonada en caso de despido improcedente es la medida adecuada para prevenir y sancionar el abuso.

El Tribunal Supremo tuvo oportunidad de pronunciarse acerca de estas cuestiones en sus sentencias de 26 de septiembre de 2018, recurso 785/2017 con respecto al personal estatutario y recurso 1305/2017 en relación con el cese de un funcionario interino. En esta ocasión el Tribunal declaró nulo el cese del funcionario interino al considerar abusiva la utilización de contratos de duración determinada. A su vez, reconoció se derecho a mantenerse en su puesto, percibiendo las retribuciones no abonadas, mientras la Administración no cumpliera con la normativa vigente. Ello porque el funcionario interino cubría necesidades que no tenían carácter provisional, sino permanente y estable. No obstante, la Sala de lo Contencioso-Administrativo consideró que en estos supuestos no es subsumible la doctrina de la Sala de lo Social de convertir la relación de funcionario interino en personal indefinido no fijo. En palabras del Tribunal, la solución jurídica aplicable no es la conversión del personal que fue nombrado como funcionario interino de un Ayuntamiento, en personal indefinido no fijo, aplicando de forma analógica la jurisprudencia del orden social, sino, más bien, la subsistencia y continuación de tal relación de empleo, con todos los derechos profesionales y económicos inherentes a ella, hasta que la Administración cumpla en debida forma lo que ordena la norma de carácter básico”.

El Tribunal en estos casos rechazó el derecho a una indemnización, ya que esta se produciría cuando tuviera lugar el cese definitivo y habrá que atender a las circunstancias singulares de cada caso.

Texto completo de la sentencia