Jurisprudencia

TS – Licencia de obras

STS 874/2021. En los supuestos en los que se ha otorgado una licencia de obras que condiciona la autorización de inicio a la emisión de informe técnico favorable respecto del acta de replanteo que es emitido y no notificado al solicitante, aun pudiéndolo entender otorgado por silencio positivo secundum legem, no es posible entender iniciado el plazo de caducidad de la licencia hasta la emisión y notificación de dicho informe.

STS 874/2021 de 17 de junio. Se interpone recurso de casación por unos particulares contra la sentencia del TSJ de Galicia por la que se desestimaba el recurso de apelación interpuesto frente a la sentencia dictada por el Juzgado de lo contencioso-administrativo núm.1 de La Coruña que desestimaba el recurso contencioso-administrativo interpuesto contra el acuerdo de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de La Coruña, en virtud del cual se declaraban caducadas las licencias de obras que les fueron concedidas para la rehabilitación y ampliación de un edificio situado en la ciudad de La Coruña.

La cuestión principal se centra en determinar si otorgada licencia de obras, que condiciona la autorización de inicio a la emisión de informe técnico favorable respecto del acta de replanteo y, aportada dicha acta, el informe no es emitido o no es notificado, cabe entender otorgada la autorización por silencio administrativo y por ende iniciado el plazo de caducidad de la licencia o, por el contrario, hasta la emisión y notificación de dicho informe el plazo de caducidad no ha de computarse.

El TS recurre a la normativa y jurisprudencia aplicable al caso y dispone que, no se cuestiona en este caso entre las partes, y así se afirma en la sentencia recurrida,  en primer lugar que la licencia obras concedida a los recurrentes condicionaba el inicio de las obras a la obtención de un informe favorable respecto de la operación de replanteo emitido por los técnicos municipales, en segundo lugar que dicho informe favorable, tras su solicitud por los recurrentes acompañado de la documentación pertinente, fue emitido, y tercer lugar que nunca fue notificado a los recurrentes. Tampoco se cuestiona que, en este caso, respecto de la solicitud de dicho informe operaba el silencio positivo secundum legem, al amparo del art. 8.1.b) TRLS 2008, y de los arts. 195.5 de la Ley 9/2002, de 30 de diciembre, de ordenación urbanística y protección del medio rural de Galicia, y 16 del Decreto 28/1999, de 21 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de disciplina urbanística dictado en su desarrollo, normas entonces vigentes.

La sentencia impugnada sostiene que, por ser positivo el silencio, los recurrentes debieron entender que el informe que no les fue notificado era favorable, debiendo por ello, iniciar las obras, y que, además, dado el tiempo transcurrido hasta que se inicia el procedimiento de caducidad, cinco años, pudieron consultar en el Ayuntamiento el estado del expediente, optando, sin embargo por una actitud pasiva que no justifican y, por ambas razones, entiende que la falta de notificación de dicho informe no enerva el plazo de caducidad establecido en la propia licencia para el inicio y ejecución de la sobras (inicio de las obras en plazo no superior a seis meses y culminación en plazo no superior a 18 meses). Y esta tesis, que el Ayuntamiento recurrido comparte, no puede ser asumida por la Sala porque no se ajusta a la consolidada doctrina de esta Sala, así como del Tribunal Constitucional, sobre el silencio administrativo que, en la medida en que supone el incumplimiento de la obligación legal de revolver que incumbe a la Administración ( art. 42 de la Ley 30/1992, aquí aplicable, actual art. 21 de la Ley 39/2015), no puede perjudicar al administrado ni beneficiar a la Administración.

Por lo tanto, el TS dispone que, en este caso, no eran los administrados los que debían ofrecer explicaciones sobre su falta de actividad, actividad que no podían empezar hasta que la Administración se pronunciase, sino la Administración que era la única que estaba incumpliendo un deber legal, su deber de resolver. Por tanto, no cabe hablar en este caso de abuso de derecho, como pretende la parte recurrida. La Administración siempre ha tenido en su mano evitar los efectos que pudieran derivarse de la licencia por el transcurso del tiempo a la vista de la previsible futura entrada en vigor de nuevas normas de planeamiento, le bastaba, sencillamente, con notificar en tiempo y forma el informe que sus propios servicios habían emitido. Por lo tanto, en supuestos como este en los que se ha otorgado una licencia de obras que condiciona la autorización de inicio a la emisión de informe técnico favorable respecto del acta de replanteo que es emitido y no notificado al solicitante, aun pudiéndolo entender otorgado por silencio positivo secundum legem, no es posible entender iniciado el plazo de caducidad de la licencia hasta la emisión y notificación de dicho informe.

En consecuencia, el TS estima el recurso de casación interpuesto, casa y anula la sentencia del TSJ Galicia, y estima los recursos de apelación y contencioso-administrativo deducidos por el interesado, y anula el acuerdo de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de La Coruña por la que se declaran caducadas las licencias de obras que les fueran concedidas para la rehabilitación y ampliación de un edificio.

Texto completo en CENDOJ (Roj: STS 2673/2021 – ECLI:ES:TS:2021:2673).

Leave a Reply